viernes, 20 de enero de 2017

En esta vida hay que disfrutar

Hola a tod@s, resulta que hoy es uno de esos días en los que una se levanta imaginativa, y tras ver un rato las noticias de la mañana, he pensado que entre la subida del precio de la luz, de los impuestos, las noticias de corrupción y lo mal que está la educación, la sanidad y la dependencia, lo mejor era soltarse el pelo y tratar de disfrutar de la vida.

Lo sé, lo mismo lo suyo era que me hubiera deprimido un poco, pero oye, que me ha dado por todo lo contrario. Y es que la vida son dos días y hay que vivirla, y no digo yo que haya que mirar para otro lado con la de problemas que tiene nuestra sociedad, pero quizá sea el momento de cambiar la forma de pensar y disfrutar de lo que tenemos y no de lo que se supone deberíamos tener.


Y si hay algo que todos tenemos en común es el sentido del humor y las ganas de pasarlo bien. Ya sé que todos los días no puede levantarse una como unas castañuelas, eso sería de anormal, pero quizá estaría bien regalarnos a nosotros mismos una media hora al día para reírnos; y como nada hace reír más al ser humano que las desgracias ajenas, aquí va la idea que se me ha ocurrido para este blog: vídeos de bromas al personal.

Ya estoy sonriendo pensando en las risas que me voy a echar con todas las maldades, putadas e inocentaas de los que voy a disfrutar y a compartir con todos vosotros. No, no penséis lo peor, no voy a dedicarme a mostraros bestialidades ni bromas a mala leche; pero sí que van a ser un poco perversas, y lo que es peor, luego se van a descubrir, con la que la consabida cara de tonto del sufridor o sufridora también va a proporcionar un buen rato de carcajadas.

Compartir este humor sano seguro que nos alegra el día tanto a vosotros como a mí. Siempre se pueden ver esta clase de vídeos al empezar la mañana, y ya dirigirte a tus tareas diarias con una sonrisa en la cara; o si lo preferís, echarles un vistazo antes de ir a dormir, para irnos a la cama relajados después de echarnos unas buenas risas. Vosotros decidís, pero por favor, no dejéis de hacerlo, porque estos momentos son los que se agradecen en la vida, y los que te hacen querer levantarte al día siguiente.

Espero veros muy pronto, e id calentando las mandíbulas, que después no quiero quejas porque a algunos se les hayan desencajado de tanto reír.